La plantación de evidencias por parte de agentes anti narcóticos no es nueva en el país

Santo Domingo, RD.- Las denuncias sobre los casos de plantación de evidencias de parte de agentes antinarcóticos o fiscales, no es nueva.

La cámara de un celular o de un sistema de video vigilancia ha sido el salvavidas para algunos imputados por narcotráfico u otros delitos.

En 2014, captado en cámara, flagrantemente, quedó el exfiscal de Ocoa, José Miguel Cuevas, mientras colocaba una pistola debajo de un colchón durante un allanamiento en la vivienda de un hombre sospechoso de vender drogas.

Ante la prueba irrefutable, se le impuso seis meses de prisión preventiva, luego obtuvo su libertad y el caso se desvaneció.

2017… El activista social conocido como “El Peregrino de Moca” Juan Compres, fue detenido por agentes de la Policía Nacional, mientras se desplazaba en su vehículo.

Compres fue apresado y acusado de posesión de drogas. Sin embrago, una cámara de seguridad captó el momento en que un agente lanzó una bolsa conteniendo una sustancia de color blanco, en el asiento trasero del vehículo.

Por este caso a Comprés se le conocieron mediadas de coerción, en medio de múltiples reclamos de la comunidad, hasta que el magistrado Anderson Cuevas ordenó su libertad pura y simple.

En 2019 se repite la historia, pero en Villa Vásquez.

En un video captado a través de una cámara de seguridad, se observa a los agentes y una fiscal entrar a una barbería y lanzar a dos zafacones, algún objeto que se presume sería cocaína.

Además, un individuo supuestamente enviado por los agentes, deja caer al piso una caja de fósforo conteniendo marihuana.

Todo ello supuestamente buscaba involucrar con el delito de narcotráfico a uno de los peluqueros.

El video captado en Villa Vázquez, no solo despertó la indignación de la población, ahora muchos, también se preguntan, por los acusados que alguna vez clamaron su inocencia, pero ocuparon el banquillo de los acusados, sin una prueba a su favor.